Elige una categoría:

¡ Bienvenido/a a nuestra tienda !

Bienvenidos a la tienda de FutboLocura.com, 100% Fútbol Colombiano. Esta es una tienda de amigos del fútbol, donde publicaremos diversos artículos que vamos encontrando relacionados con el deporte amado. En general, son artículos que expresan nuestro sentimiento por el fútbol, y que nos invitan a Vivir y Sentir, como los Grandes del Fútbol. Están en su casa!


Nuevos productos:

Mano no Impide Gol

Mano no Impide Gol$35000

Lugar: Cancha improvisada o potrero en algún barrio de Colombia.

Escena: Después de más de una hora de juego entre los amigos, amiguis, ‘chinos’, ‘pelaos’, se arma un nudo en el área de uno de los dos equipos, del que, de manera imprevista, sale un disparo hacia el arco, que pega en la mano de un defensa y luego se mete al arco. El defensor alega que es penalty, obviamente sin tener en cuenta que si se cobrara penalty a él le correspondería expulsión, si se fuera estrictos con las reglas, pero el equipo que ataca no duda en contestar: “No mi mijo, MANO NO IMPIDE GOL”

Pegáselo con Comba

Pegáselo con Comba$35000

En los picaitos de los pelaos, es usual que se utilicen pelotas -no de las que les pedimos a los jugadores de ahora- de plástico, de esas que vendían en las canastas gigantes de los supermercados como el Súper Ley, El Ley, el Éxito, Olímpica, el Cafetero, etc. Estas pelotas eran temidas por cualquier arquero, pues, al mejor estilo del balón Jabulani, estas se volvían impredecibles después de cierta velocidad de disparo -mucho menos que los 73 km/h que necesita el balón del mundial de Sur África-, o sobretodo si el disparo se hacía con el borde externo, lo que provocaba que la trayectoria del útil fuera completamente errática. A esto se refería, o se refiere si es que aún se utiliza, el grito de “PEGÁSELO CON COMBA”

Mero Tronco Andá pa’l Arco

Mero Tronco Andá pa’l Arco$35000

Es costumbre que, en los partidos “barriales” o del colegio, se seleccionen los mejores jugadores para que actúen como delanteros. De ahí para atrás se van acomodando en el campo dependiendo del nivel de cada uno, quedando en la zona de defensa los jugadores más “paquetes”. Lo más difícil de conseguir siempre será un arquero, pues cada uno sueña con jugar y llegar al anhelado gol, lo que es difícil para quien cuida el pórtico. Pero siempre llegaran las palabras del dueño del balón, o de quien “manda el juego” para decirle al gordito, o al menos talentoso: “Mero tronco, andá pa’l arco”.

La Cancha

La Cancha$35000

La llegada de las hoy conocidas canchas sintéticas, sin duda ha sido un alivio para quienes nos gusta disfrutar regularmente del desafío amistoso. Antes de ellas, se hacía complicado conseguir un escenario público vacío, o algún amigo que viviera en un conjunto cerrado con cancha, o mejor aún, algún adinerado que tuviera finca con cancha en grama. De todas maneras, nunca fue un impedimento la cancha para jugar fútbol. Porque siempre se podía improvisar cerrando una cuadra, con un par de piedras formando cada portería, o utilizando las famosas porterías portátiles, donde el arquero sólo tenía que ser valiente para aguantar “quemonazos” sin moverse de su arco; o en cualquier potrero que por lo menos le permitiera a uno utilizar guayos -aunque no falta el que se quería dañar los riñones jugando con guayos de tache largo en plena calle-; e incluso se llega hasta los límites de jugar en una loma, cuando escasean los terrenos llanos, o en lugares donde las porterías no podían quedar una en frente de la otra, sino más bien una perpendicular a la otra. Para los que nos gusta el fútbol, cualquier espacio se puede convertir en La Cancha.

Vos de Qué Jugás

Vos de Qué Jugás$35000

Cuando se reunen varias personas a jugar un amistoso -que no siempre es tan amistoso-, la primera tarea es la selección de los equipos. Pero esto, a diferencia del proceso de sacar una Selección Colombia, es una tarea sencilla, simplemente se hace un pico-monto; generalmente enfrentándose los dos mejores jugadores. El que primero pise el pie del otro escoge de primero a quien quiere que lo acompañe en el equipo. Generalmente, se escoge al mejor jugador de los que queda o, en su defecto al más conocido, dejando de últimos a los tronquitos o a los que fueron invitados por un amigo del amigo del primo. A estos últimos, sea antes de escogerlos, o después de armados los equipos, se les hace la pregunta obligatoria para saber como ubicarlos en la cancha: “¿Vos de qué Jugás?